En la historia del Programa Educativo de Verano los campamentos se han convertido en otra forma de hacer escuela, lo que implica repensar los tiempos y los espacios en donde se produce el hecho educativo. Este martes 28 de enero acompañamos a varios centros de Montevideo y Cerro Largo en su visita al campamento del Pinar y la tan esperada bajada a la playa.

En el marco del Programa Educativo de Verano (PEV) 2020, este martes 28 de enero acompañamos a varias escuelas en su visita al Campamento Educativo del Pinar. Estuvieron presentes la escuela N° 317 de Malvín Norte, la N° 157 de Villa García y la N°11 de Melo (Cerro Largo). Todos los niños y niñas bajaron a la playa a cargo del grupo de animación ludo- creativo "Equipo por ahí".

Cinthia Cruz -una de las docentes que acompañó a la delegación de Cerro Largo compuesta por 35 escolares-, explicó que además de sus niños a la propuesta de verano educativo de la Escuela N°11 de Melo también asisten alumnos de varias escuelas vecinas de la ciudad. La idea es “compartir diferentes actividades lúdicas y recreativas dentro del proyecto escolar, aprendiendo además hábitos de vida saludable”, resumió. Precisamente el proyecto presentado por la escuela lleva el nombre de “Aprender a divertirse en un verano saludable”.

Por su parte Mia asiste a la escuela 63 de Malvín Norte, pero desde hace tres años se suma a la propuesta de verano educativo de la escuela vecina N° 317. Mia relata lo que ha sido el mes de enero: “fuimos a varios campamentos, a la playa, a museos... me gusta mucho Verano Educativo porque jugamos mucho y somos muy creativos”.

Escuela fuera de la escuela

Según lo define el documento elaborado por el CEIP “10 Claves educativas en el siglo XXI”, los campamentos y el Programa Educativo de Verano constituyen la líneas de acción quizás más novedosas y significativas como clave educativa de este siglo. Tradicionalmente la escuela inicial y primaria se consolidaba en un formato de cuatro horas en donde docentes y alumnos interactuaban en el edificio escolar; en la actualidad esta concepción ha sido irrumpida por otras ideas de hacer escuela, que implican repensar los tiempos y los espacios en donde se produce el hecho educativo.

A esta nueva concepción, se ha sumado la preocupación de brindar a los alumnos experiencias integrales a las que históricamente accedían sólo algunos grupos sociales que contaban con los recursos para hacerlo.

La posibilidad de que los alumnos de las escuelas públicas puedan asistir a experiencias de campamentos alude a distintas modalidades de acceso. En primer lugar: el dispositivo Campamentos Educativos de Codicen, que desde 2009 permite que niños y jóvenes del interior del país tengan la posibilidad de vivenciar experiencias diferentes a las que les brinda la vida cotidiana de los centros educativos a los que asisten. En un contexto intercultural e intergeneracional, conviven durante tres días y dos noches en sedes distribuidas por todo el país. Este dispositivo atiende a alumnos de cuarto a sexto de Primaria.

La segunda modalidad es la de campamentos autogestionados. Implica la gestión del campamento por parte de cada escuela y se financia con una parte del presupuesto de salidas didácticas de cada Inspección Departamental. Las sedes sugeridas por el CEIP tienen un control previo y visitas de los Inspectores de Educación Física o la Asesora del Consejo para verificar que la sede esté en perfectas condiciones para alojar a los niños.

La tercera modalidad refiere a los campamentos del CEIP. En la actualidad se cuenta con dos campamentos propios gestionados por Primaria a través de la Asesoría de Educación Física: el Campamento de Parque del Plata, Canelones (con capacidad para 128 acampantes) y el Campamento De las Sierras, en Lavalleja (con capacidad para 100 acampantes).

Las fotos y textos han sido suministrados por las escuelas.