De la mano del CEIP y la Intendencia de Canelones se dió cierre al Programa Educativo de Verano 2020, con más de 1500 niños y niñas reunidos en el Parque Roosevelt. La participación ha sido récord: más de 13.600 escolares (de 130 escuelas) disfrutaron de esta experiencia lúdica y pedagógica que este verano cumplió 30 años de historia.

Esta fue nada menos que la 30ª edición del Programa Educativo de Verano (PEV). Luego de tres décadas, este programa continúa siendo una propuesta educativa innovadora, que extiende el tiempo pedagógico a espacios más descontracturados como las piscinas o campamentos, y que apuesta al aprendizaje a través de lo lúdico, el entretenimiento y la creatividad.

Tradicionalmente la escuela inicial y primaria se consolidaba en un formato de cuatro horas en donde docentes y alumnos interactuaban en el edificio escolar; en la actualidad esta concepción ha sido irrumpida por otras ideas de hacer escuela, que implican repensar los tiempos y los espacios en donde se produce el hecho educativo. Bajo el concepto de aula abierta, el PEV les propone a los niños y niñas disfrutar el verano educativo en dos de sus sedes más clásicas como lo son el parque de vacaciones del Sindicato Único de Telecomunicaciones (SUTEL) y la Colonia Escolar N° 261 de Malvín. También disfrutan de paseos por la ciudad, playas y campamentos (los campamentos educativos de verano constituyen la líneas de acción quizás más novedosas y significativas como clave educativa de este siglo).

De esta forma y como todos los años, para llevar adelante el PEV se trabajó de manera coordinada con instituciones públicas y privadas: Ministerio de Educación y Cultura (a través de sus talleres de ajedrez o huerta), Intendencias (propician el uso de piscinas, las bajadas a la playa y paseos), Administración Nacional de Telecomunicaciones ANTEL (talleres de robótica), el Sindicato Único de

Telecomunicaciones SUTEL (presta sus instalaciones desde el 2017), Instituto del Niño y Adolescente Uruguay (INAU), el Programa Pelota al Medio del Ministerio del Interior y Ceibal, además de empresas como Tata, Unilever, OFF, entre otras.

Es necesario destacar el apoyo de la Intendencia de Canelones a las escuelas del departamento que participaron del PEV 2020, a través de la locomoción para los paseos y bajadas a la playa, profesores de educación física, recreadores, así como las actividades específicas organizadas por la comuna.

Unos 10.000 niños y niñas disfrutaron de la experiencia en la edición 2019 y esa cifra se ha superado ampliamente este verano 2020 con la participación récord de más de 13.600 niños y niñas de 130 escuelas.

Bajo la idea de que en vacaciones también se aprende, los niños y niñas vivieron un verano diferente en el que incorporaron saberes y disfrutaron al mismo tiempo, compartiendo experiencias que luego se transformarán en historias para contar a sus amigos y familia, pero también en saberes para incorporar al próximo ciclo lectivo.

El CEIP y la Intendencia de Canelones invitaron al cierre del Programa educativo de Verano 2020 el pasado 6 de febrero, una instancia para celebrar lo alcanzado y la alegría de seguir haciendo escuela fuera de la escuela.

Un cierre en el parque

El cierre del programa tuvo lugar en el Parque de los Derechos de Niñas y Niños el pasado 6 de febrero y de la jornada participaron más de 1500 escolares.

“Hoy es el cierre de verano junto a las 130 escuelas que participaron. Es la edición número 30 de esta experiencia que arrancó abriendo comedores, sin propuesta pedagógica y hoy es esta cosa maravillosa que vemos”, dijo Pablo Caggiani, consejero del CEIP.

“Quiero señalar que hoy hacemos este cierre acá para mostrar que el verano no sólo requiere de las maestras, los profesores de educación física, los auxiliares, los directores, las inspecciones, el programa de alimentación, sino que además implica el hacer con otros”, agregó el consejero y destacó el trabajo conjunto otras instituciones como la Intendencia de Canelones. “Hoy estamos mostrando lo que es el verano educativo en Canelones, donde se articula con la Intendencia y los municipios, de forma de garantizar un recreador en cada escuela, que las diferentes direcciones municipales aporten al verano -educación vial, educación para la salud, la bajada inclusiva a la playa de Atlántida-. De esta forma la escuela no está sola en verano, sino que está acompañada de los organismos nacionales que tienen que ver con infancia, el gobierno del territorio y las comunidades”.

El PEV es “una propuesta que desde Primaria no podríamos hacer solos”, concluyó en su discurso Caggiani, no sin antes agradecer a los colectivos docentes, “que se apropiaron de este laboratorio pedagógico que es el verano educativo. Estamos muy orgullosos y queremos mostrarlo”.

“Tener un buen verano es un derecho que tienen todos los niños”, dijo a su turno Irupé Buzzetti, directora general del CEIP durante el cierre del PEV 2020, mientras señaló la importancia de hacer el evento precisamente en el Parque de Parque de los Derechos de Niñas y Niños. Los 13.600 niños que tuvieron la oportunidad de participar del PEV “son los que pudieron tener convivencia, respeto, autonomía, paseos y todo gracias a una fuerte planificación que hacen los maestros, directores y demás docentes, que optan por tener una escuela distinta en verano, que le da participación a todos los niños y niñas y les genera una historia que en marzo le van a poder narrar al resto de los compañeros”. Cerca del final, la directora agradeció a los organismos públicos y privados que colaboraron para que ésto fuera lo que es; “una verdadera fiesta que comenzó el 8 de enero y finaliza hoy”.

Pamela, de la escuela N°179 de Paso Carrasco (Canelones), relató su paso por el programa de verano. “Para mi verano educativo es una experiencia hermosa, hacemos talleres, obras de teatro, paseos, fuimos a la playa de Atlántida, hicimos narraciones fuimos a los campamentos... Paciencia, amor y respeto, esos son los valores que aprendimos en el programa, salís con algo nuevo y hermoso”, contó Pamela que en su último año de escuela ya lamenta no participar de la experiencia el próximo verano.