El SIPIAV​ -Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia​- lanzó este lunes el Comité de Recepción Local en la zona de Montevideo Este, el primero en la capital del país​. El objetivo de estos centros​ es recibir os casos de violencia contra niños, niñas y adolescentes.

El SIPIAV​ (Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la V​​iolencia​) lanzó este lunes el Comité de Recepción Local (CRL) en Montevideo Zona Este​, el primero en la capital del país. ​El evento tuvo lugar en el Salón de actos del Instituto Tecnológico Superior UTU “Arias-Balparda” (en Avenida General Flores), a las 13 hs.

El Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (SIPIAV) fue creado por el Estado en su compromiso de enfrentar interinstitucionalmente la problemática de la violencia en su conjunto, específicamente la violencia dirigida contra niños, niñas y adolescentes.

Está presidido por el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), lo integra el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), el Ministerio de Salud Pública (MSP), la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), el Ministerio del Interior, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), y cuenta con el apoyo de UNICEF.

​EL CEIP está representado en esa articulación a través del Programa Escuelas Disfrutables (PED). Ana Everett, coordinadora nacional del PED, destacó durante el lanzamiento la importancia de los Comités de Recepción Local (CRL) como forma de generar una política pública que atienda el abuso y maltrato hacia la infancia. “Hemos vivenciado el valor que tienen los CRL en los departamentos del interior de país. Ahora estamos viendo cómo de a poco eso se está logrando también en Montevideo”, sostuvo Everett, sobre el primer centro de recepción en la capital.

Si dudas “los CRL defienden los derechos de niños, niñas y adolescentes en cuanto al abuso y maltrato, ambos temas muy difíciles porque son temas de familia de los durante años no se hablaba. Son temas que se viven en silencio”, sostuvo la coordinadora. Y agregó que los nuevos centros “destapan el silencio y permiten que las personas se acerquen para decir -de la forma más segura posible- lo que les está pasando en sus hogares, que en la mayoría de los casos es lo mas horrible que le puede pasar a un persona”.

La observación sensible, la actitud receptiva y la escucha atenta son los mejores recursos para identificar al niño, niña o adolescente maltratado, resumieron desde el SIPIAV.