Imprimir

Como parte de su trayectoria escolar, los niños y niñas de todo el país, tienen la posibilidad de participar de una experiencia vivencial, única e intransferible, gracias a las propuestas de los Campamentos Educativos, durante todo el año lectivo y necesariamente como parte del Programa Educativo de Verano.

En las cercanías de Minas, en el departamento de Lavalleja, se encuentra el Campamento Escolar “De las Sierras”. El mismo cuenta con variadas instalaciones, preparadas para recibir a 90 niños en cada oportunidad, de dos jurisdicciones diferentes, los cuales disfrutan de diversas actividades lúdicas y recreativas, como ser piscina, deportes, caminatas, juegos al aire libre, talleres, fogones, durante tres días y dos noches, acompañados por un equipo de maestros y profesores de educación física, que apuntan al aprendizaje a través de un formato educativo diferente.

En esta oportunidad concurrieron niños de dos escuelas de Montevideo, la N° 157, de categoría A.P.R.E.N.D.E.R., del barrio Villa García, y la N° 326, de Tiempo Completo, ubicada en el Barrio Casavalle.

Los niños junto a los docentes, realizan una caminata por la zona, recorriendo el camino que lleva a la “Mina de Oro”, que se encuentra a 2 km del Campamento. Durante el recorrido los niños conocen y aprenden acerca de la diversidad de la naturaleza, la vegetación, los animales y principalmente los vestigios minerales, piedras de las cuáles se podría extraer oro, etc.; resaltando siempre la importancia del cuidado del medio ambiente. Durante el recorrido además, los niños, qué están agrupados en equipos, van realizando una “cacería” de objetos y cumpliendo con diferentes desafíos.

Posteriormente participan de dos actividades que se dan de manera simultánea. Una de ellas es un taller brindado por la Comisión Honoraria de Lucha contra el Cáncer, que busca concientizar a los niños sobre los cuidados y precauciones a tomar en contacto con el sol.

Un segundo grupo concurre a la piscina, dónde a partir del juego y la recreación, reciben principios básicos de supervivencia y natación, ya que para muchos, ésta es su primera experiencia, no sólo en cuánto a actividades acuáticas, sino también en un Campamento.

Luego de almorzar los niños disfrutan del espacio al aire libre, con actividades variadas y para todos los gustos, compartiendo en todo momento con otros niños, haciendo nuevos amigos, en un ámbito que promueve la construcción de valores para la convivencia, el respeto y la tolerancia.

A la noche, es infaltable el tradicional Fogón, juegos nocturnos y los irremplazables cuentos de aventuras y demás.