Bajo este título “Hasta el más pequeño puede investigar lo más grande”, los días 6 y 7 de setiembre, la Facultad de Ciencias servirá de escenario para la realización de la 32ª Feria Departamental de Clubes de Ciencia de Montevideo, un espacio que viene creciendo cada vez más en todo el país y que busca promover la creatividad y la responsabilidad frente al conocimiento, tratándose además de una instancia enriquecedora para quienes participan de cara a lo que será la Feria Nacional de Clubes de Ciencia.

PRENSA PRIMARIA

Como ya se ha señalado en otras ocasiones, los Clubes de Ciencia son un espacio de educación no formal en el que niños, jóvenes y adultos pueden potenciar sus ideas y creatividad a través de la investigación, el desarrollo científico y tecnológico y, fundamentalmente, el trabajo en equipos. En este marco, los clubes que se conforman y se registran pasan a mostrar, en diversos momentos del año, sus trabajos e investigaciones en talleres, congresos, ferias departamentales y finalmente, la Feria Nacional de Clubes de Ciencia, que en este 2018 llegará a su 32ª edición.

En esta oportunidad, los días jueves 6 y viernes 7 de setiembre, un importante número de clubes mostrarán sus ideas en la Feria Departamental de Clubes de Ciencia de Montevideo, que tendrá lugar en la Facultad de Ciencia, donde habrá investigaciones en distintas áreas, como por ejemplo la social científica y la tecnológica.

Sin duda este programa, que se realiza en todo el país, procura ampliar los escenarios de divulgación de las ciencias, la tecnología y la innovación, acercando el discurso académico al lenguaje cotidiano y a los temas de conversación de todos los días, promoviendo la participación de las personas en temas de opinión ciudadana acerca de ciencias y tecnología.

No cabe duda que la formación a través de la ciencia permite, además del acercamiento a los propios temas científicos o tecnológicos, aprender a trabajar en equipo, a expresar opiniones públicamente, a adquirir formación metodológica, a potenciar la solidaridad y el pensamiento reflexivo y crítico, entre otras herramientas, que colaboran significativamente en la formación de la ciudadanía.