Desde el pasado lunes 4 de junio, el Consejo de Educación Inicial y Primaria, junto a la División de Investigación, Evaluación y Estadística de la Administración Nacional de Educación Pública, viene llevando a cabo una nueva edición del ciclo de Evaluaciones formativas en línea, que como en otras oportunidades participan alumnos de 3°, 4°, 5° y 6° año en las áreas de Lectura, Matemática y Ciencias. Hasta la fecha ya se efectuaron más de 120.000 evaluaciones y han participado más de 60.000 estudiantes.

PRENSA PRIMARIA

Desde su implementación en 2009, la Evaluación formativa en línea viene siendo una herramienta potenciadora de aprendizajes, constituyéndose en un recurso de apoyo permanente para los maestros, quienes a través de los resultados que obtienen en tiempo real pueden fortalecer y mejorar todos los procesos de enseñanza y aprendizaje de sus alumnos.

En el ciclo de Evaluaciones formativas en línea 2018 –que se aplica tanto en escuelas públicas como privadas– participan alumnos de todo el país de 3°, 4°, 5° y 6° año del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), quienes trabajan en las áreas de Lectura, Matemática y Ciencias. En esta ocasión, además, las evaluaciones están contextualizadas en dos temas importantes y actuales: la alimentación saludable y el mundial de fútbol.

Hasta la fecha –vale recordar que el ciclo comenzó el 4 de junio cuando se habilitaron las evaluaciones de 5° y 6° año y una semana después las de 3° y 4° año– se llevan realizadas más de 120.000 evaluaciones y han participado más de 60.000 alumnos, por lo que puede decirse que los estudiantes vienen siguiendo a muy buen ritmo el ciclo de estas evaluaciones que, como siempre, estarán disponibles y activas durante todo el año lectivo.

Como señalábamos al inicio, las Evaluaciones formativas en línea están cumpliendo 10 años en el sistema educativo uruguayo, tratándose esto de un hecho más que relevante, ya que en 2009 Uruguay se convertía en el primer país de América latina en realizar este tipo de evaluaciones a gran escala con el fin de mejorar los aprendizajes de los alumnos.

Sin duda este mojón es una buena excusa para apostar al cambio y a la mejora permanente de todos los procesos de enseñanza, y en este sentido la Evaluación formativa en línea brinda siempre nuevos insumos a los maestros a mitad del año escolar, transformándose en una herramienta que contribuye a retroalimentar la enseñanza, así como también promueve el desarrollo de instancias de reflexión entre todos los actores del sistema educativo acerca de los desempeños de los alumnos en las pruebas.