En el marco del Midwinter o solsticio de invierno, el Instituto Antártico Uruguayo realizó, junto a las diversas autoridades que integran el Gabinete Interministerial en Asuntos Antárticos, investigadores y representantes de la educación, la presentación de un resumen de la Campaña Antártica de Verano 17-18, así como también los cambios efectuados en el Programa Nacional Antártico y la propuesta “Potenciales aportes del IAU a la Educación en Uruguay: la Antártida como un espacio innovador de aprendizaje”, un trabajo en el que participa el Consejo de Educación Inicial y Primaria junto a los otros tres consejos de la ANEP: CES, CETP y CFE, más la Dirección para el Desarrollo de la Ciencia y el Conocimiento del MEC, Plan Ceibal y Facultad de Ciencias - UDELAR.

PRENSA PRIMARIA

Para todas las dotaciones antárticas que permanecen en la invernada, el Midwinter o solsticio de invierno es una instancia de celebración, ya que marca el comienzo del ciclo hacia el próximo verano. Se trata de un festejo que se hace en el ámbito internacional y que fue designado como el Día de la Confraternidad Antártica, fecha que representa el día más corto del invierno antártico.
 
En este marco, el Instituto Antártico Uruguayo (IAU) realizó, junto a las diversas autoridades que integran el Gabinete Interministerial en Asuntos Antárticos, investigadores y representantes de la educación, la presentación de un resumen de la Campaña Antártica de Verano 2107-2018, así como también los cambios efectuados en el Programa Nacional Antártico.

Junto con estas presentaciones, se expuso la propuesta “Potenciales aportes del IAU a la Educación en Uruguay: la Antártida como un espacio innovador de aprendizaje”, un trabajo del Grupo Interinstitucional en Educación coordinado por el IAU y en el que participa el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) junto al Consejo de Educación Secundaria (CES), el Consejo de Educación Técnico Profesional (CETP) y el Consejo de Formación en Educación (CFE), más la Dirección para el Desarrollo de la Ciencia y el Conocimiento del Ministerio de Educación y Cultura, Plan Ceibal y Facultad de Ciencias - UdelaR.

Participaron el ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez; el presidente del consejo directivo del IAU, Daniel Núñez; el subsecretario de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Jorge Rucks; el subsecretario de Industria, Energía y Minería, Guillermo Moncecchi; el representante de la Cancillería del IAU, Alberto Fajardo; y la maestra inspectora Blanca Alcain, quien durante su intervención se refirió a la importancia de la educación científica, que se hace cada vez más evidente no sólo por el exponencial desarrollo científico y tecnológico de las últimas décadas, sino también por los valores éticos e implicancias sociales que esto conlleva.

En este marco Alcain remarcó que se identifican tres pilares fundamentales en torno a los que articular el aporte del IAU a la educación en nuestro país a través del desarrollo de experiencias y oportunidades educativas. Por un lado el aprendizaje basado en proyectos y en la resolución de problemas. Por otro el acercamiento a los múltiples abordajes metodológicos de la ciencia a través del ciclo de indagación y, finalmente, el abordaje interdisciplinario. Es decir, los avances científicos y tecnológicos han llevado a una paulatina división de la labor y del conocimiento, por lo tanto, generan la necesidad de buscar y construir abordajes más integrales.

La representante del CEIP se refirió a la integración del Grupo de Trabajo con el que se han realizado diferentes encuentros para producir,  colaborativamente, un Documento Marco y Plan tentativo de acciones con objetivos centrados en dos perspectivas: la social (integrando al IAU como proyecto de interés nacional, visibilizando las acciones que se impulsan actualmente a través de la formación en todos los niveles educativos y la divulgación científica) y la educativa (en la cual se potencie y profundice la educación científica desde el acercamiento a su quehacer, basado en la comprensión de la ciencia y sobre la ciencia con la tranversalización curricular del trabajo en proyectos).

Alcain se refirió al Plan de acciones tentativo del Grupo de Trabajo para tres años. En 2018, junto a la conformación del grupo, se espera instancias de formación, con cursos semipresenciales de enseñanza por Proyectos vinculados a las ciencias y a la Antártida como Ecosistema de interés; el diseño de una malla curricular, bases para temporalización y destinatarios; la realización de cortos audiovisuales para favorecer la promoción al conocimiento de la Antártida, Tratado Antártico y potencial fuente de recursos. Para 2019 se prevé la implementación, por parte de los docentes formados en 2018,  de la enseñanza por proyectos desarrollados en aula. Mientras que para 2020 la idea es llegar ya a la ejecución de los Proyectos.

En suma, ante la necesidad de reflexionar acerca de las distintas prácticas educativas que se llevan adelante e incluir innovaciones didácticas potentes –entendiendo innovación como una práctica con intervenciones intencionales, procesos sistematizados y especialmente diseñadas para modificar actitudes, creencias, contenidos, ideas y prácticas pedagógicas–, iniciar el camino del estudio de las temáticas que se investigan en la Antártida es un recorrido ineludible para promover las áreas de las ciencias, la educación científica y el acercamiento, de alumnos y maestros, al quehacer científico.