El Consejo de Educación Inicial y Primaria prevé en 2017 seguir trabajando fuertemente en la Evaluación Inicial Temprana, una acción que permite intervenir rápidamente en los niños que pueden presentar diversas dificultades en su etapa de desarrollo. También se trabajará en aspectos de salud integral, como por ejemplo la salud visual. En lo que se refiere al plan edilicio, durante 2017 más de 10 escuelas se transformarán a las modalidades de Tiempo Extendido y Tiempo Completo. Y en materia de materiales educativos, para seguir potenciando la enseñanza y los aprendizajes, se distribuirán en todo el país cerca de 600.000 libros de Lengua y Matemática.

PRENSA PRIMARIA

Durante el ciclo lectivo 2017, que comienza el lunes 6 de marzo con la apertura de 2.350 escuelas públicas en todo el país, en las que se recibirán a alrededor de 345.000 alumnos, el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) prevé seguir haciendo un especial énfasis en la Evaluación Inicial Temprana (EIT) a los niños de 4 y 5 años de edad, dado que se trata de una herramienta que permite intervenir, apoyar y respaldar a aquellos niños que puedan ir teniendo dificultades en el desarrollo de sus habilidades y conocimientos.

Este seguimiento socio-sanitario y pedagógico ha permitido al CEIP evitar el rezago y la repetición en los niños de 1° año de escuela. Por ejemplo, en 2016, con los datos de la EIT y la información de asistencia a clase y registro de calificaciones del programa de Gestión Unificada de Registros e Información (GURI) se pudo detectar que el 10% de los alumnos de 1°, es decir alrededor de 4.000 niños, tenía algunas dificultades, ya sea por temas pedagógicos o bien por temas de vulnerabilidad social.

Dicho de otro modo,la EIT ofrece una marco de valoración sistemática en cinco dimensiones fundamentales del desarrollo infantil –psicomotricidad fina y gruesa, conocimiento de sí mismo y del entorno, aspectos socioemocionales, lenguaje y comunicación y desarrollo cognitivo (Lengua y Matemática)–, lo que permite detectar qué alumnos pueden tener, en su paso a 1° año de Primaria, mayores dificultades para alcanzar los objetivos y logros planteados para su edad.

En este sentido, la EIT es una herramienta preventiva que supone no esperar a que el niño fracase para intervenir. La valoración de los alumnos la realiza cada maestro en el marco de su trabajo en el aula, permitiendo generar no sólo una base de datos acerca de la situación de cada niño con respecto a su desarrollo, sino también la construcción de alianzas con otros actores públicos –como por ejemplo el de salud–, lo que permite tener una visión comparada en el tiempo acerca de esta etapa fundamental del desarrollo infantil.

En este marco, durante 2017 comenzará a desarrollarse un programa de salud integral vinculado a la salud visual u ocular de los niños, ya que muchas veces lo que se entiende como un problema de aprendizaje o se señala como déficit atencional no es tal, y lo que sí existe allí en ese niño es un problema de visión. Dicho en términos más gráficos: el niño no aprende porque no alcanza a ver bien lo que la maestra escribe en el pizarrón. A futuro, al trabajo de salud visual habrá que sumarle el de salud auditiva, porque sucede lo mismo si el niño no escucha bien a su maestra.

Así como la EIT se entrelaza con los temas de salud integral de los alumnos, lo mismo ocurre en el aula con las prácticas de lectura y escritura, trabajo que durante 2016 estuvo acompañado de materiales de apoyo para los alumnos y guías para los maestros, fundamentalmente pensados para alcanzar las especificaciones de logros y perfiles de egreso para los alumnos de 3° y 6° año en áreas como lectura, escritura y cálculo.

En este sentido, para seguir potenciando la enseñanza y los aprendizajes, durante 2017 el CEIP distribuirá en todo el país alrededor de 600.000 nuevos materiales de trabajo: los Cuadernos de lectura y escritura para alumnos de 1° a 6° año de escuela, así como también los Cuadernos de matemática para alumnos de 1° a 6°. También habrá materiales de trabajo para los niños de Nivel Inicial de 5 años. Para ser más precisos, el CEIP entregará en marzo 450.000 libros (los de lectura y escritura de 1° a 6° año y los de matemática de 1° a 3° año), y en el correr del año otros 150.000 libros (los de matemática de 4° a 6° año).

Vale recordar que los alumnos que comenzaron a trabajar en 2016 con los nuevos materiales en 1° año, tendrán una evaluación de cuánto aprendieron a leer y escribir cuando estén culminando 3° año en 2018. A su vez esta evaluación servirá para analizar si se mejoró con respecto a la situación actual. Dicho en otros términos, si un alumno aprendió quiere decir que las EIT y los dispositivos de lectura, escritura y cálculo dieron resultados.

Cabe recordar entonces que Zorrito, Guazubirá y Mulita fueron, desde el comienzo del ciclo lectivo 2016, los nuevos compañeros de banco de cada alumno de 1°, 2° y 3° año, ya que cada uno de ellos, a través de los “Cuadernos para leer y escribir” para 1°, 2° y 3° año, acompañaron la lectura y escritura de todos los niños del país por medio de distintas instancias, como por ejemplo, invitándolos a escribir, leer o escuchar una lectura. Luego fueron Lechuza, Yacaré y Yaguareté los personajes que hicieron lo mismo desde los materiales para 4°, 5° y 6 año. En el caso del material para el Nivel Inicial de 5 años, el personaje es Lobito de mar.

En otro orden, en lo que se refiere al plan edilicio del CEIP, durante 2017 se prevé que 13 escuelas comunes pasen a trabajar bajo las modalidades de Tiempo Extendido y Tiempo Completo. También se prevé el incremento de la cobertura del inglés presencial en todo el territorio nacional, principalmente en la Escuelas Rurales de diversos departamentos.

Estos son sólo algunos de los temas más salientes que el CEIP apunta a encarar en 2017, porque en definitiva, comienza un nuevo año y sin duda será de mucho trabajo. Todavía falta para que llegue el primer día de clases, pero ya se está trabajando para que a partir de ese día, y todos los días, se viva la escuela como una fiesta y alegría. Para muchos se tratará del reencuentro con numerosos amigos, compañeros y maestros. Para otros, en cambio, será el encuentro con algo nuevo, distinto, desafiante y, por sobre todo, prometedor. Nada de esto sería posible sin el compromiso, esfuerzo, vocación y entrega diaria que hacen los maestros. Sin maestros no hay escuela, como tampoco la hay sin niños, sin alumnos. Así que también deseamos que las familias sigan confiando y apoyando a la escuela pública en 2017, dado que así, entre todos, comenzaremos un intenso camino para ir aprendiendo y enriqueciendo el futuro.