Lograr que los niños sean CERO FALTA es un esfuerzo de todos, todos los días, fundamental para que logren mejores resultados, se desarrollen plenamente y tengan mejores oportunidades.

Llevar a los niños a la escuela, especialmente a los más chicos, es un esfuerzo diario de madres, padres, hermanos, familiares y de su entorno. A su vez es el maestro quien recibe al niño y si establece con él un vínculo positivo y confiable, su crecimiento afectivo e intelectual se ve favorecido y su motivación para ir a la escuela crece. En el aula las experiencias grupales en las que se superan obstáculos, se alcanzan metas y se comparten logros, también estimulan en los niños su capacidad de superación, de valoración personal, y de confianza en sí mismos. En la escuela, el niño no solo aprende sino que entabla vínculos con sus pares y se siente parte de una comunidad que lo apoya.

El esfuerzo y la correcta interacción de todas estas partes son esenciales para que los niños logren decir presente en la escuela todos los días.

Te invitamos a participar a ti y a tus alumnos en el 2° Concurso de “Historias Cero Falta” para hacer visible el esfuerzo de todos.