Plaza de Cagancha 1175

(598) 2902 0915 - Telefax (598) 2908 4131

Lunes a viernes de 8:30 a 19.00

bibliotecapedagogica@gmail.com

Biblioteca Morey Otero


Entrega de Premios

Ver Carta de AEDI

Exposición de libros y fotografías


 Historia

Inaugurada el 25 de enero de 1889.

El complejo educativo comenzó a construirse en el año 1887, siendo obra del constructor Juan Lukasiewicks. El edificio tiene fuertes reminiscencias griegas, como el frontón y las falsas columnas jónicas, con una balconada colonial y un remate de balaustradas típicamente renacentistas. Por ello entendemos que sería ecléctico.

Fue declarado Patrimonio Nacional por Resolución / Ley – MHN 706/976 del 6 de julio de 1976.

Es una propiedad estatal perteneciente a ANEP – CODICEN que comparte el edificio con el Museo Pedagógico “José Pedro Varela”. Anteriormente pertenecía al Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública, luego Ministerio de Instrucción Pública. A partir de 1920 pasó a depender del Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal.

En la actualidad el Consejo de Enseñanza Inicial y Primaria administra las plantas intermedia e inferior; la planta alta depende del Consejo de Enseñanza Secundaria.

La idea inspiradora de su nacimiento (la formación de maestras) constituyó una de las aspiraciones de José Pedro Varela para lograr el éxito de la reforma escolar. Por tal motivo fue construido, entre 1884 y 1886, el edificio que ocupan la Biblioteca y el Museo Pedagógico.

La Biblioteca Pedagógica Central tiene su antecedente más lejano en el año 1876 (18 de setiembre) con la creación de la Biblioteca Magistral por parte de la Comisión de Instrucción Pública de Montevideo, presidida por nuestro reformador José Pedro Varela.

Se consolidó como tal durante la presidencia de Máximo Tajes, por Decreto del 25 de enero de 1889, emitido por el Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública, con el objetivo de “poner al alcance de los estudiantes y maestros los medios para formarse y perfeccionarse”.

El edificio era un complejo educativo organizado en tres plantas.

En la planta alta se encontraba el Internato Normal para Señoritas donde concurrían como internas con beca alumnas del interior.

En la planta intermedia, se encuentran el Museo y la Biblioteca Pedagógica, cuya finalidad es la de ser un instrumento en la formación del magisterio y un medio para difundir los principios, métodos y materiales de la Reforma.

En la planta baja la escuela de Aplicación para Señoritas fue la escuela modelo de la reforma vareliana. En ella realizaban sus prácticas las alumnas del Internato.

El complejo pasó por varias etapas: una etapa fundadora, imbuida del espíritu y las ideas de Alberto Gómez Ruano, museólogo de excepción, director de la Biblioteca y del Museo Pedagógicos. Una segunda etapa, aparentemente regresiva del museo, pero sintomático en materia de progreso en el avance del servicio bibliotecario, encabezada por el gran sistematizador Sebastián Morey Otero, cuando ya el museo y la biblioteca se habían separado administrativamente años atrás y que prosiguieron otros directores.

En 1928 fue anexada una nueva sección, nacida como biblioteca para ciegos y que actualmente es la Biblioteca Uruguaya para Discapacitados Visuales.

La Biblioteca se creó con el fin de ser el órgano depositario y divulgador del material documental proveniente de las diferentes fuentes del conocimiento, para coadyuvar al logro de una elevada calidad académica, promoviendo el uso de la documentación mediante la orientación, información y disponibilidad de la misma.